Abonense la Newsletter

...Tambien Argentina / Chile

Borispatagonia
Informaciones générales :
Actividades
Regiones de Peru
Regiones de Bolivia

excursion excursion excursion

La Atlantida de los andes

El Lago Titicaca que divide Perú y Bolivia es principalmente un lugar de leyendas.
Cuenta la historia que un tesoro se esconde en el fundo del lago desde la muerte del ultimo Inca (el rey). La leyenda nos cuenta que este rey había negociado con el conquistador Pissarro su vida a cambio de una importante cantidad de oro, la misma al volumen a la sala en la que el estaba parado.
Los incas entregaron el oro reclamado por Pissarro pero de todas maneras ejecutó al rey igual. En la ira, viendo que Pissarro no había mantenido su palabra, arrojaron voluntariamente al fondo del lago su preciosa carga.

En Bolivia, el pais que se enorgullece de poseer el nombre del libertador, Simón Bolivar, ha vivido una buena parte de su historia en la sombra de su célebre vecino Perú.
Los indígenas Aymaras, que pueblan el Altiplano, habían sido sometidos a la autoridad de los Quechuas y obligados a hablar su lengua.
Pero no fue siempre asi. En el transurso de los tres milenios antes de la llegada de Pissarro y de sus conquistadores la región del Lago Titicaca conoció su hora de gloria con la civilización Tiahuanaco, una de las mas brillantes de la américa indígena.

La ciudad de Tiahuanaco fue construida como un puerto. Esta presenta en efecto, muelles y embarcaderos. Pero Tiahuanaco está situada a 3900m sobre el nivel del mar y a kilómetros del agua mas cercana. Enfrentados a este misterio, los historiadores han resuelto decidir que Tiahuanaco nunca había sido habitada. Y que según ellos era monumento hecho a los antiguos dioses contruido a manera de un puerto para que las almas pudieran hacer su camino hacia el paraiso. Por qué los habitantes de Tiahuanaco se construyeron un puerto a 3900m por sobre el nivel del mar? Tal vez porque no fueron ellos quienes lo construyeron…
La pista de nuestra ciudad inicial parece llevarnos a Titicaca y se pierde en las ondas del lago sagrado.

Numerosas búsquedas submarinas han tratado de desifrar el mito de El Dorado peruano y una ciudad escondida en el fondo del lago.

En 1956, un primer intento tuvo lugar en manos del joven buzo profesional William Mardoff, de Chicago. Un rico boliviano de La Paz lo hizo venir para localizar un tesoro atascado en el barro. El rumor popular decía que se trataba de barras de oro y piedras preciosas que adornaban a la Virgen del Sol.
Vestido con su escafandra, Mardoff se sumergió 25 veces en el lago sagrado. Y no trajo más que pequeños trozos de cerámica. Sin embargo, a falta del tesoro de los incas, el relata una extraña visión de una “cuidad de los dioses“, hundida…
Este antigua ciudad se encuentra a 30 metros de profundidad, a mitad de una ciénaga, no lejos de una isla que los indígenas llaman “encantada”.
En el transcurso de su viaje de estudios a Perú, el arqueólogo inglés Efraim Georges Squier recogió otra suma de ruinas hundidas, pasó por la bahia que se extiende detrás de la Península de Sillustani, poco profunda y cubierta todavía de cañas y de plantas acuáticas. observó un muro lineal que simulaba un camino que recorría de un banco al otro, dentro del cual, apenas perceptible bajo el agua, se encontraban hileras de piedra labrada que bien podrían ser los restos del colapso o de la inmersión de los edificios.

Luego fue el turno del comandante Cousteau, que se sumergió en el lago y descubrió fosas de 500 metros de profundidad.
Pero no encontró los vestigios arqueológicos que buscaba.
Asi tampoco la expedición francesa de 1903, ni la que financió en 1988 el “National Geographic“.
Estos fracasos han desalentado a los científicos y después de doce años, nadie se interesó mas en el lago hasta que un equipo europeo-sudamericano de arqueólogos especialistas en la búsquedas subacuáticas decide retomar la búsqueda.

La expedicíon, bautizada “Atahualpa 2000”, nombre del último emperador inca, concentró sus búsquedas cerca del la mas importante de las islas, la Isla del Sol.
Treinta buzos investigadores veian recompensada su persistencia, descubriendo restos de un camino, un muro de 700 metros de longitud, un monumento y una terraza, reliquias de un templo de 250m de longitud y 50 m de ancho. Pero este templo permanece aislado.
Convencidos de que esto formaba parte una civilización, los arqueólogos no encontraron ningún vestigio de una ciudad.
Por otro lado, identificaron una isla hoy sumergida. Con 3600m de largo y 600 de ancho fue descubierta por la brusca crecida de las aguas del lago, consecuancia de un cataclismo que se produjo en el siglo XII y que habrís sido la causa de declive de la civilización Tiahuanaco.
Esto es sin duda el origen del mito Inca, que situa el origen del mundo en el Lago Titicaca y que considerala a la brillante cultura de Tiahuanaco como el genesis de la humanidad.