Abonense la Newsletter

...Tambien Argentina / Chile

Borispatagonia

voyage bolivie voyage bolivie voyage bolivie

Argentina

Argentina, del nombre latín argentum (plata) es el segundo país más grande de América del Sur y el octavo en el mundo. Es un país que tiene la dimensión de un continente. Todos los climas del mundo están representados. Cuando precisamos que su población es de apenas 37 millones de habitantes, el 90% repartido en las zonas urbanas, tomamos conciencia entonces a qué punto la naturaleza y la fauna son omnipresentes y propietarias del espacio.

Frente a las grandes megápolis como Buenos Aires, que contiene ella sola un tercio de la población del país, la naturaleza se expresa con la desmesura y una increíble diversidad demostrada por los macizos montañosos de los Andes donde encontramos al Aconcagua, la cumbre más alta de América; por la pampa, una de las tierras más fértiles del globo; por el río más ancho del mundo: el Río de la Plata; por las llanuras interminables azotadas por el viento; por los bosques tropicales de Misiones que limitan con Brasil; y por Tierra del Fuego, extensión austral que nos lleva al fin del mundo.

La Argentina es por eso un destino de aventura y de descubrimiento que seduce a todos los amantes de la naturaleza y de los grandes espacios y que ofrece a los apasionados por la montaña numerosas posibilidades de trekking y de paseos.

La Argentina es también este inmenso trozo de Europa, transferido a América del Sur. Una tierra prometida, que se revela a veces caprichosa, pero donde el mito de América continúa vivo. Si el tango es indiscutiblemente ligado a Buenos Aires, el gaucho es siempre asociado a la Pampa. Así llegan miles de diferencias, miles de descubrimientos, miles de matices, que hacen a la Argentina una tierra única.

La Argentina es un país donde los extremos se reúnen: la vida urbana contrasta con la asombrosa desolación de las afueras del país. Es un país donde bien puede hacer calor en una región y frio en otra al mismo tiempo. Los argentinos son apasionados, curiosos de la naturaleza, desbordantes de vida y uno se puede dar cuenta de esto sobretodo hablando de fútbol, que es verdaderamente una obsesión nacional. Evita, el tango, los gauchos y las estancias son los clichés habituales del encanto argentino, pero es la exuberancia de este país que más asombra a los visitantes.
El ritmo desenfrenado de la Argentina se detiene solamente en el momento de la siesta que tiene lugar cada tarde después del mediodía.

La Argentina y Chile comparten la Patagonia, tierra de superlativos, sueño común entre cada uno de nosotros. Nada más que la palabra “Patagonia” desencadena una locura poco razonable, que nos lleva lejos de lo cotidiano, a un mundo imaginario y misterioso propio a cada uno de nosotros.
Aquí, para ustedes, todo el sur de la Patagonia, los tres reinos vegetal, animal y mineral hicieron un pacto para crear lo sublime.
La Patagonia con menos de un habitante por metro cuadrado, es casi dos veces Francia con el equivalente de la población de Alsace. La naturaleza es fuerte, ruda y hostil; ella nos da la humildad y hace darnos cuenta de nuestra pequeña condición humana.

Viajar sobre estas tierras, es querer encontrarse con ella misma, frente a tantas preguntas sin respuesta y aprender a escuchar el silencio. La Patagonia alberga, muy ciertamente, algunas de las últimas tierras vírgenes de nuestro planeta.
Este mundo es muy real y puedo ayudarlos a conocerlo.

Para más información sobre un viaje a la Argentina clickear sobre este link viaje a la carta Argentina.